Bienvenido al mejor foro de Artes Marciales y Culturismo. Pincha en este mensaje para unirte a la comunidad.

ForoArtesMarciales.com Facebook de ForoArtesMarciales.com Twitter de ForoArtesMarciales.com Agrega ForoArtesMarciales.com a Favoritos


Retroceder   ForoArtesMarciales.com > Artículos > Artes Marciales (Artículos)
Recuperar contraseña Unirse al Foro

Artes Marciales (Artículos) Publica aquí tus artículos sobre Artes Marciales y aparecerán como "Noticia" en el portal.

Para evitar el "spam" todos los artículos son revisados y aprobados por un moderador.

Respuesta
LinkBacks Herramientas
  #1  
Antiguo 04-02-2012, 01:37
Avatar de Straystar
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2011
Ubicación: Sevilla
Mensajes: 3,358
Gracias: 177
Agradecido 385 Veces en 313 Posts
Intereses: Música, cine, literatura...
Ocupación: Estudiante de Derecho
Practicante de: Karate-Do Shotokan-Ryu, Muay Thai
Artículo sobre la influencia del deporte en las artes marciales (atención, opinión personal, polémica y controversia aseguradas)

¡Hola a todos! Pues como me aburría mucho, y cuando me aburro me pongo a pensar, he escrito un "pequeño" artículo de "sólo" 2.000 palabras sobre lo que YO pienso de la influencia del deporte en las artes marciales. El tema en realidad da para un libro, así que he intentado "resumir" un poco. Recordad: esta es MI opinión, basada en MI experiencia personal, a muy poco de cumplir mis dos añitos en este maravilloso mundo de las artes marciales (como en la práctica no me iba muy bien, me empapé de la teoría para al menos ser bueno en algo ). Soy un ser humano y puedo equivocarme. Aunque el artículo está escrito de forma muy tajante, sigo considerándolo mi punto de vista, y es tan válido como cualquier otro. Si queréis discutir, estaré encantado de hacerlo, y escucharé y respetaré vuestras opiniones. Sólo pido lo mismo a cambio.

Y aviso de antemano que este artículo probablemente hará que se le revuelva el estómago a más de uno. Así que contad hasta diez y respirado hondo antes de escribir. Y si aun así no podéis contener las ganas de insultarme, al menos hacedlo por privado .

La “deportivización” de las artes marciales tradicionales

Las artes marciales tradicionales no son deportes. Son sistemas de combate de gran profundidad y complejidad técnica pensados para protegernos contra amenazas reales hacia nuestra integridad física. Practicadas con dedicación y esfuerzo durante años, pueden generar auténticos guerreros capaces de, literalmente, matar a una persona con sus manos desnudas. Esto no es un misterio, no tiene nada que ver con la mística y el esoterismo que las películas de Hollywood han asociado a las artes marciales. No hay ningún maestro sentado en un templo en lo alto del Himalaya que sólo transmite sus técnicas mortales secretas a unos pocos alumnos elegidos. Cualquier médico es capaz de explicar cómo y por qué puede morir una persona en un combate cuerpo a cuerpo. Pero las artes marciales no son sólo un arma: son un camino de vida, una manera de autoperfección física, mental y espiritual que nos ayuda a mejorar ya no sólo como guerreros, sino también como personas. Te pasas meses practicando, y te das cuenta de que aún tienes mucho que aprender, y eso te enseña a ser humilde. Entrenas duro, y aun así ves que hay mucha gente que es mejor que tú, y eso te enseña respeto hacia los demás. Y cuando, tras largo tiempo entrenando, contemplas tu progreso y tus habilidades, es entonces cuando realmente descubres lo que dos personas pueden hacerse en combate, y cuando te das cuenta de lo horrible que es la violencia. Y aprendes a amar la paz. Los grandes maestros de artes marciales, se caracterizaron siempre por estos tres rasgos que acabo de describir. Estos maestros eran sabios profesores y temibles guerreros. Y es el conjunto de todas estas cualidades, lo que aportan las artes marciales tradicionales.

Sin embargo, a día de hoy, la mayoría de escuelas de artes marciales están perdiendo estas cualidades. De los locales de entrenamiento modernos salen personas que, o bien no tienen ningún escrúpulo a la hora de usar sus habilidades para herir a otros, o ni siquiera tienen esta posibilidad, ya que son completamente incapaces de aplicar lo que han aprendido en una situación de combate real. ¿Por qué es esto así? ¿Qué les ha pasado a las artes marciales? ¿Qué es lo que hemos perdido? Esa parecería la pregunta correcta. Existen instructores incompetentes, eso es evidente. Pero yo creo que la pregunta que verdaderamente debemos hacernos es: ¿qué tienen las artes marciales ahora que no tenían antes? Y la respuesta es evidente: la competición deportiva.

No es mi intención dar a entender en ningún momento que la práctica del deporte tenga que ser forzosamente nociva. Pero ya lo he dicho antes: las artes marciales tradicionales no son deportes (aunque actualmente el término “arte marcial” se usa de un modo muy genérico, englobando tanto a las disciplinas tradicionales como a sus variaciones o derivados deportivos). Un deporte y un arte marcial son dos cosas diferentes. Cuando se practica la variante deportiva de las artes marciales, se tienen unos objetivos diferentes en mente, lo que lleva a cambiar las metodologías de entrenamiento; y esto, inevitablemente, provocará que dicho entrenamiento tenga unas consecuencias diferentes a las de la práctica de artes marciales tradicionales. Pero, ¿por qué esto es así?

Antes que nada, debemos entender el contexto actual del mundo de las artes marciales. Durante los últimos cien años, cada vez más personas han ido teniendo acceso a la cultura y los conocimientos que antes estaban reservados a unos pocos. Las artes marciales, que en la mayoría de los casos estaban reservadas para el entrenamiento militar, no fueron excepción y las personas de a pie comenzaron a tener acceso a su práctica, que en algunos casos incluso llegó a ser incluida en las escuelas. Para muchos maestros de diversas artes marciales, esta fue una oportunidad única para compartir y extender su conocimiento por todo el territorio y con todo tipo de gentes. Y para lograr que la gente se interesase todavía más por la práctica de las artes marciales, no fueron pocos los que decidieron comenzar a organizar campeonatos entre las diversas escuelas, una idea que tuvo especial éxito entre los practicantes más jóvenes, quienes constituían el porcentaje mayoritario de estudiantes de artes marciales. Este efecto alcanzó un grado todavía mayor cuando instructores de todo tipo de disciplinas marciales abandonaron sus países natales y recorrieron el planeta enseñando su arte, y la competición llegó a niveles internacionales.

¿Y cómo afectó la competición al entrenamiento de artes marciales? Bien, hasta ahora, el objetivo principal del entrenamiento era preparar a los practicantes para defenderse de agresores con intenciones violentas y reales. Pero, evidentemente, en una competición no puedes poner a dos personas a luchar sin ninguna restricción hasta que uno de los dos caiga; si se hiciera eso, la mitad de los contendientes saldrían del evento con dirección al hospital. Para evitar esto, se tomaron una serie de medidas que cambiarían por completo las artes marciales.

- Para empezar, se colocaron ciertas normas de seguridad. En los casos de las artes marciales basadas en técnicas de golpes, los competidores se colocarían protecciones (guantes, espinilleras…) en las partes de sus cuerpos que utilizasen para atacar al oponente. En los casos de las artes marciales basadas en técnicas de agarre, derribo y sumisión, simplemente se eliminaron todas las técnicas que no entraban en esta categoría. Pero en una pelea real, en la calle, ninguno de los contendientes lleva protecciones, ni va a limitar sus acciones dentro de una categoría determinada.

- También se prohibieron todas las técnicas que se consideraron demasiado peligrosas para ser utilizadas en un combate competitivo, en el que la adrenalina y los nervios pueden provocar que a uno de los luchadores se le vaya la mano y acabe hiriendo de gravedad a su oponente. El problema es que ese tipo de técnicas, por su peligrosidad, están naturalmente entre las más efectivas en un combate real.

- Además, se prohibieron otras técnicas siguiendo principios tales como la “deportividad” o el “juego limpio”. Por desgracia, en las peleas callejeras estas normas morales nunca son respetadas, y muchas personas están dispuestas a cualquier cosa con tal de imponerse.

- Por otra parte, empezó a abandonarse la práctica de técnicas que se considerasen demasiado complejas o avanzadas a favor de las más simples y fáciles de aprender y aplicar en combate. No tenía sentido dedicar horas y horas durante varios meses a practicar un único movimiento, cuando podías estar perfeccionando muchos otros. Este efecto llega todavía más lejos cuando los propios luchadores hacen una selección de un número pequeño y determinado de técnicas que a ellos, por sus características físicas particulares o su estilo de lucha propio, les resultan más efectivas.

- Evidentemente, también desaparecen todas las técnicas que se utilicen en situaciones que jamás se darían en una competición, como ser atacado por más de un agresor o por una persona armada.

- Tampoco hay que olvidar que uno de los objetivos en muchas competiciones es ofrecer espectáculo. Por eso, es perfectamente normal que se promueva el uso de las técnicas más vistosas y espectaculares, otorgándoles muchos más puntos a los competidores que utilicen estas técnicas. Pero las artes marciales tradicionales no buscaban parecer películas de Hollywood: su objetivo era ser efectivas.

- Y por otra parte, se le va dando cada vez más y más importancia a la forma física. Ya de por sí una competición es un evento muy exigente a nivel físico, por lo que únicamente pueden participar en ella las personas cuyas capacidades se lo permitan. Tradicionalmente, las artes marciales solían buscar siempre la manera de compensar la inferioridad física con la superioridad técnica y de experiencia, pero en un contexto en el que todos los contendientes son deportistas de alto rendimiento, este enfoque pierde su razón de ser. Y así, la eficacia de los sistemas deportivos, así como las posibilidades de alcanzar la victoria en los campeonatos, va dependiendo cada vez más de la excepcional condición física de los luchadores. Esto acaba derivando en la inevitable existencia de categorías de peso en la mayor parte de las competiciones, ya que se vuelve imposible para muchos deportistas enfrentarse a oponentes más grandes y fuertes al no haber una diferencia técnica evidente.

Es evidente que el resultado de todo esto es un sistema totalmente diferente de lo que fue en su origen. Se abandona la práctica de todas las técnicas que no estén prohibidas en la competición, y con esto los practicantes dejan de prepararse para los contextos de combate en los que se utilizan dichas técnicas. Sin embargo, estos contextos pueden ocurrir perfectamente en una pelea en la calle, y el no estar preparado para ellos es garantía de fracaso. A esto hay que sumarle que los practicantes de artes marciales deportivas parecen olvidar que los agresores que se pueden encontrar en la vida cotidiana no van a llevar guantes ni espinilleras, ni van a limitarse a agarrarles e intentar tirarles al suelo, ni mucho menos van a venir siempre de uno en uno y sin armas. Una pelea real no es un campeonato, no respeta las reglas de los campeonatos, y son muchos los que no piensan en esto cuando están entrenando.

Existen versiones deportivas de artes marciales tradicionales y deportes derivados de dichas artes marciales. La eficacia de todas estas variantes está a todas luces reducida (aunque no por completo) con respecto a las formas tradicionales, enfocadas a la defensa personal, de las artes marciales de las que provienen. El grado en el que se pierda esa eficacia dependerá principalmente del número de técnicas que se hayan perdido, y de la dureza e intensidad de la competición. Un deporte de combate en el que se luche a contacto pleno será más eficaz que uno en el que el contacto esté prohibido. Los luchadores que entrenen para campeonatos en los que se permiten tanto técnicas de golpes como de agarres y derribos, sabrán defenderse mejor que aquellos que sólo trabajen una de estas dos categorías. Y en las competiciones en las que prime más la técnica será posible que un contendiente se imponga a otro físicamente superior. Pero el entrenamiento deportivo, está pensado para el deporte, nunca será tan eficaz como el estilo original y completo.

Ya sabemos por qué las artes marciales que se han convertido en deportes han perdido parte de su eficacia como sistemas de defensa personal. Y, ¿por qué también pierden su sentido como caminos de perfección moral y espiritual? Por un motivo muy sencillo: en el deporte, el objetivo es ganar. En las artes marciales tradicionales, el objetivo es no perder. No entrenas para derrotar a tu enemigo, no entrenas para hacerle todo el daño que puedas, entrenas para poder volver a casa sano y salvo. Un gran maestro dijo una vez: “no buscamos ganar el combate, buscamos ganar algo más”. Pero ese “algo” no forma parte del objetivo de la competición. En los campeonatos, la meta es ganar, a casi cualquier coste. La práctica de un deporte puede enseñar también constancia, trabajo duro, determinación… pero, mientras el objetivo final sea ganar, no tendrá la misma profundidad que las artes marciales tradicionales. Como competidor, sólo ves a los demás como oponentes, como obstáculos en tu camino, y esa no es precisamente la mejor manera de aprender respeto. Subirte a lo alto de un podio para enseñar una medalla, no enseña precisamente humildad. Y desde luego, alguien que alza los brazos en señal de victoria ante el cuerpo destrozado de otra persona, no ha comprendido la verdadera naturaleza de las artes marciales. Como con todo, hay excepciones, pero suponen un porcentaje muy, muy minoritario.

Y por todo esto, podemos concluir que lo que hoy se ve en la mayoría de las escuelas son deportes modernos, diferentes de las artes marciales tradicionales. Éstas, sin embargo, siguen siendo enseñadas en muchos lugares en su forma original. Otros instructores intentan, partiendo de la forma deportiva, dar “marcha atrás” para volver a los conceptos originales. Ambos son buenas opciones para aquellos que quieran entrar en el mundo de las artes marciales. Pero hay que tener en cuenta que los sistemas de entrenamiento tradicionales exigen una enorme fuerza de voluntad y una gran disciplina. No todo el mundo es capaz de pasarse horas, días, meses o incluso años practicando las diversas técnicas una y otra vez, soportando el cansancio y el dolor de la práctica y las numerosas frustraciones cuando no parece haber progreso alguno. La recompensa es enorme, no hay duda. Pero lo cierto es que estos métodos de entrenamiento actúan como verdaderos filtros que sólo superan aquellos que tengan la paciencia y el espíritu necesarios. Únicamente ellos llegarán a los niveles más altos de las artes marciales. También hay sistemas modernos que recogen lo mejor de las artes tradicionales y estudian su aplicación directa y sencilla en situaciones de combate real, y suponen una alternativa muy interesante para los que necesiten aprender a defenderse en cortos períodos de tiempo y los que no superen los filtros mencionados anteriormente.

En definitiva: ni las artes marciales tradicionales son deportes, ni los deportes modernos son artes marciales.

Última edición por Straystar; 19-03-2012 a las 14:42
Responder Citando
Los siguientes 9 Usuarios dan las gracias a Straystar por este Post:

Los últimos 5 hilos de Straystar
Hilos Foro Última respuesta Respuestas Visitas Últimos mensajes
¿Qué pensáis de las clases privadas? Artes Marciales en General mike117 10 3838 14-03-2014 23:38
Un regalito para los amantes de las espadas y la... Artes Marciales en General Straystar 0 1621 09-02-2014 18:47
La paradoja de la lanza y el escudo Artes Marciales en General victor87kf 11 4359 09-02-2014 14:20
¿Qué veis que le falta (o le sobra) a esta dieta? Alimentación, Dietas y suplementos… Straystar 38 10423 31-01-2014 18:07
Mi camino y mis conclusiones del Karate Shotokan Taekwondo & Karate Straystar 58 13499 21-01-2014 15:49

  #2  
Antiguo 06-02-2012, 12:08
Avatar de Suarez
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: Dec 2010
Ubicación: España
Mensajes: 1,875
Gracias: 48
Agradecido 243 Veces en 222 Posts
¡Muy bueno!

Tal vez podrías incluir la búsqueda de "fitness" en las artes marciales por la mayoría de la gente, la reducción de los programas técnicos en aras de una mayor expansión de la actividad, lo que reduce tanto el tiempo de aprendizaje como el repertorio a enseñar por la siguiente generación de maestros (resultando en las pérdidas que comentas), y sobre todo el poderoso ¡Marketing!

Amén de que en la sociedad resulta más vistoso decir "Soy XX dan de XXX, y campeón de Y,X y Z a nivel autonómico, nacional... mira cómo brillan mis medallicas" para la mayoría de gente, que simplemente "soy XX dan de XXX".
Responder Citando
  #3  
Antiguo 06-02-2012, 12:28
Avatar de Oscar.Dvt
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2011
Ubicación: España
Mensajes: 373
Gracias: 6
Agradecido 19 Veces en 19 Posts
Intereses: Dynamic VingTshun, lectura, animales, deportes en general...
Ocupación: Instructor de Dynamic VingTshun, segurata
Practicante de: Dynamic VingTshun
Buen artículo.
Responder Citando
  #4  
Antiguo 06-02-2012, 12:53
Avatar de Adolfo_HG
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2010
Ubicación: España
Mensajes: 954
Gracias: 5
Agradecido 92 Veces en 79 Posts
Practicante de: Hung Gar
Cita:
Iniciado por Straystar Ver Mensaje
Te pasas meses practicando, y te das cuenta de que aún tienes mucho que aprender, y eso te enseña a ser humilde. Entrenas duro, y aun así ves que hay mucha gente que es mejor que tú, y eso te enseña respeto hacia los demás. Y cuando, tras largo tiempo entrenando, contemplas tu progreso y tus habilidades, es entonces cuando realmente descubres lo que dos personas pueden hacerse en combate, y cuando te das cuenta de lo horrible que es la violencia. Y aprendes a amar la paz.
Muy cierto. Ese camino, con sus cuestas, quiebros y barrancos es el que seguimos la malloria de artistas marciales. Un camino de superacion personal.

En cuanto a lo de la deportivizacion de las aamm, pues te dire que concuerdo con tigo en la malloria de argumentos. La competicion es muy interesante como complemento de el entrenamiento marcial, pero jamas deven ser el objetivo de este, o el sistema degenerara, perdiendo efectividad real.

Última edición por Adolfo_HG; 06-02-2012 a las 12:57
Responder Citando
  #5  
Antiguo 06-02-2012, 12:57
Avatar de Borjaninpo
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2010
Ubicación: España
Mensajes: 5,132
Gracias: 84
Agradecido 463 Veces en 415 Posts
Practicante de: Madafaka Ryu Valetudo
Ya sabemos por qué las artes marciales que se han convertido en deportes han perdido parte de su eficacia como sistemas de defensa personal. Y, ¿por qué también pierden su sentido como caminos de perfección moral y espiritual? Por un motivo muy sencillo: en el deporte, el objetivo es ganar. En las artes marciales tradicionales, el objetivo es no perder. No entrenas para derrotar a tu enemigo, no entrenas para hacerle todo el daño que puedas, entrenas para poder volver a casa sano y salvo. Un gran maestro dijo una vez: “no buscamos ganar el combate, buscamos ganar algo más”. Pero ese “algo” no forma parte del objetivo de la competición. En los campeonatos, la meta es ganar, a casi cualquier coste. La práctica de un deporte puede enseñar también constancia, trabajo duro, determinación… pero, mientras el objetivo final sea ganar, no tendrá la misma profundidad que las artes marciales tradicionales. Como competidor, sólo ves a los demás como oponentes, como obstáculos en tu camino, y esa no es precisamente la mejor manera de aprender respeto. Subirte a lo alto de un podio para enseñar una medalla, no enseña precisamente humildad. Y desde luego, alguien que alza los brazos en señal de victoria ante el cuerpo destrozado de otra persona, no ha comprendido la verdadera naturaleza de las artes marciales. Como con todo, hay excepciones, pero suponen un porcentaje muy, muy minoritario.
-------------------

Estoy de acuerdo con casi todo el texto, excepto por eso. Realmente, ese no es el ambiente que se respira en las competiciones.
Tal vez es lo que veas en televisión, pero los profesionales son eso, profesionales, se ganan la vida con eso, para ellos ya no es cuestion de honor, es el pan de sus hijos, de ahí ciertas actitudes, pero si vas a campeonatos de pequeña importancia, verás que la cosa cambia mucho.
Y de todas formas, ¿Que hay de malo en sentirse orgulloso de haber mejorado técnicamente?, ¿Que hay de malo en enorgullecerse porque el entrenamiento de tantos y tantos días ha dado su fruto, y has luchado y has ganado?
El objetivo final, no es derrotar a un oponente, el objetivo es pelear mejor que él. Tu mismo eres el baremo, no te enorgulleces de haberle machacado la cara a un tipo, te enorgulleces de que tras horas de entrenamiento has salido victorioso de un combate, tu técnica es efectiva, eres rápido, fuerte y preciso, te enorgulleces de tu victoria, no de su derrota.
¿Que hay de malo en sentirse orgullosos por ver los frutos de tu entrenamiento?
Responder Citando
  #6  
Antiguo 06-02-2012, 12:59
Avatar de Adolfo_HG
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2010
Ubicación: España
Mensajes: 954
Gracias: 5
Agradecido 92 Veces en 79 Posts
Practicante de: Hung Gar
Cita:
Iniciado por Straystar Ver Mensaje
- También se prohibieron todas las técnicas que se consideraron demasiado peligrosas para ser utilizadas en un combate competitivo, en el que la adrenalina y los nervios pueden provocar que a uno de los luchadores se le vaya la mano y acabe hiriendo de gravedad a su oponente. El problema es que ese tipo de técnicas, por su peligrosidad, están naturalmente entre las más efectivas en un combate real.
Ciertamente. Sin ir mas lejos, en el sistema que entreno, el solo hecho de ponerse guantes cerrados ya nos quita el 65% de las aplicaciones...
------------------------------------
Cita:
Iniciado por Straystar Ver Mensaje
También hay sistemas modernos que recogen lo mejor de las artes tradicionales y estudian su aplicación directa y sencilla en situaciones de combate real, y suponen una alternativa muy interesante para los que necesiten aprender a defenderse en cortos períodos de tiempo y los que no superen los filtros mencionados anteriormente.
Bueno, no se que nivel real se podra adquirir con estos sistemas-atajo, pero bueno. Lo que si que opino es que cuando alguien entrena 5, difilmiente aprende lo mismo que el que entrena 15, por muy moderno y super testado de su sistema... opinion personal, por supuesto.
------------------------------------
Cita:
Iniciado por Borjaninpo Ver Mensaje
¿Que hay de malo en sentirse orgullosos por ver los frutos de tu entrenamiento?
Yo creo que nada en absoluto, y de hecho esa es la actitud ideal para el deporte.

Última edición por Adolfo_HG; 06-02-2012 a las 13:06 Razón: Editado automáticamente, para unir los mensajes.
Responder Citando
  #7  
Antiguo 06-02-2012, 13:09
Avatar de Straystar
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2011
Ubicación: Sevilla
Mensajes: 3,358
Gracias: 177
Agradecido 385 Veces en 313 Posts
Intereses: Música, cine, literatura...
Ocupación: Estudiante de Derecho
Practicante de: Karate-Do Shotokan-Ryu, Muay Thai
Cita:
Iniciado por Borjaninpo Ver Mensaje
Estoy de acuerdo con casi todo el texto, excepto por eso. Realmente, ese no es el ambiente que se respira en las competiciones.
Tal vez es lo que veas en televisión, pero los profesionales son eso, profesionales, se ganan la vida con eso, para ellos ya no es cuestion de honor, es el pan de sus hijos, de ahí ciertas actitudes, pero si vas a campeonatos de pequeña importancia, verás que la cosa cambia mucho.
Y de todas formas, ¿Que hay de malo en sentirse orgulloso de haber mejorado técnicamente?, ¿Que hay de malo en enorgullecerse porque el entrenamiento de tantos y tantos días ha dado su fruto, y has luchado y has ganado?
El objetivo final, no es derrotar a un oponente, el objetivo es pelear mejor que él. Tu mismo eres el baremo, no te enorgulleces de haberle machacado la cara a un tipo, te enorgulleces de que tras horas de entrenamiento has salido victorioso de un combate, tu técnica es efectiva, eres rápido, fuerte y preciso, te enorgulleces de tu victoria, no de su derrota.
¿Que hay de malo en sentirse orgullosos por ver los frutos de tu entrenamiento?
Ojo, que desde el primer momento lo dejo claro: no digo que sea mejor, ni peor. Es DIFERENTE. Y perfectamente respetable. Pero no son artes marciales, o mejor dicho, no encaja en el concepto tradicional de artes marciales. Es algo nuevo, moderno, distinto, y eso es lo que mucha gente no ve.

Enorgullecerse de haber mejorado, alegrarse por los frutos del entrenamiento, no es malo, ni de lejos. Pero eso se obtiene también con las artes marciales tradicionales sin ninguna necesidad de ir a una competición. Desde ese punto de vista, un campeonato no me aporta nada nuevo, no necesito "vencer" a nadie para sentir que he mejorado. Y en una competición, tú mismo lo has dicho, de lo que te alegras, es de la victoria. Las artes marciales tradicionales no buscan la victoria, buscan la "no derrota". El maestro Dirk Heene dijo una vez: "No entrenamos para ganar un Kumite. Entrenamos para ganar algo más". No es la victoria contra otro oponente, no es algo que se consiga haciendo daño a otra persona. Es vencerte a ti mismo, a tus miedos, a tus debilidades y tus defectos, y es poder volver a casa sano y salvo. Alguien que va voluntariamente en busca de una pelea, siendo perfectamente consciente de que va allí a hacer daño a otra persona, no creo que pueda alcanzar ese objetivo del que hablo. Simplemente, es otro camino totalmente distinto.

Última edición por Straystar; 06-02-2012 a las 13:12
Responder Citando
  #8  
Antiguo 06-02-2012, 13:16
Avatar de Borjaninpo
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2010
Ubicación: España
Mensajes: 5,132
Gracias: 84
Agradecido 463 Veces en 415 Posts
Practicante de: Madafaka Ryu Valetudo
Está muy claro que son cosas diferentes, pero ahora yo me pregunto:
¿Que diferencia hay cuando yo me pongo contra un oponente en un tapiz, y pongo todo mi espiritu en poner sus homoplatos en el suelo, a cuando Musashi cogía un trozo de bambu del tamaño de una katana y se ponía delante de un oponente en un duelo? O cuando Jigoro Kano y sus primeros alumnos del Kano Jujutsu se plantaban en un Dojo de otro estilo (como la Fusen Ryu) y luchaban para probar cual de los dos era mejor?
El combate deportivo-lúdico, ha existido desde siempre, no es algo que se hayan inventado cuatro tios hace diez años.
Quien quiera confundirlo, que lo confunda, quien no quiera ver sus beneficios...que no los vea.
Responder Citando
  #9  
Antiguo 06-02-2012, 14:02
Avatar de Straystar
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: Jan 2011
Ubicación: Sevilla
Mensajes: 3,358
Gracias: 177
Agradecido 385 Veces en 313 Posts
Intereses: Música, cine, literatura...
Ocupación: Estudiante de Derecho
Practicante de: Karate-Do Shotokan-Ryu, Muay Thai
Los combates de entrenamiento, cuyo objetivo es (o debería ser) mejorar y aprender, no ganar, no tienen nada que ver con el combate deportivo. Mucho menos los combates de Miyamoto Musashi, en los que se jugaba la vida, y que por lo tanto afrontaba con un espíritu totalmente diferente.

En cuanto a Jigoro Kano, el desde el primer momento dejó clara sus intenciones de hacer del Judo un deporte: su sueño era convertirlo en una disciplina olímpica. Él mismo representaba a Japón en el comité olímpico. Muchos de los cambios que he mencionado que ocurrieron cuando se deportivizaron las artes marciales, él los defendió y los impulsó, porque según sus propias palabras los consideraba necesarios. Y lo respeto, porque nunca trató de ocultar sus intenciones y lo dijo claro y sin tapujos. Pero lo que no comparto, es ponerle de ejemplo de artes marciales tradicionales, cuando era tan claro abanderado de la deportivización, aunque algunos judokas modernos estén rechazando estos cambios al ver en qué han derivado con los años.

La competición TAL Y COMO LA CONOCEMOS Y COMPRENDEMOS AHORA, sí que es un invento relativamente temprano y sí, es algo que pensaron entre unos pocos. Puedo contar, con los dedos de una mano, los maestros que establecieron por primera vez las reglas de la competición de Karate (y dos de ellos acabaron renegando de aquello en lo que su propio trabajo se convirtió y formaron sus propias federaciones de Karate tradicional). Hablo de la competición, como fin último del entrenamiento, no como complemento, que sería su posición ideal. E incluso como tal, aunque es indudable que aporta beneficios, sigo sin ver nada que no pueda obtener con mi entrenamiento personal. ¿Que conoces gente nueva? Yo también lo hago cuando voy a cursos con otras escuelas. ¿Que puedes combatir contra oponentes diferentes? Eso mismo lo puedo hacer en esos cursos, y al final son combates más duros y realistas que los de competición. ¿Que ves los resultados de tu entrenamiento? Los veo día a día cuando termino de entrenar. No necesito ninguna medalla que me diga: enhorabuena, has mejorado. Que me lo diga mi Sensei cuando hago bien un ejercicio es una sensación mil millones de veces más gratificante. Y desde luego, lo que jamás necesitaré, será hacer daño a otra persona para sentir que mi entrenamiento ha dado sus frutos.

Última edición por Straystar; 06-02-2012 a las 14:09
Responder Citando
  #10  
Antiguo 06-02-2012, 14:14
Avatar de Borjaninpo
Senior Member
 
Fecha de Ingreso: May 2010
Ubicación: España
Mensajes: 5,132
Gracias: 84
Agradecido 463 Veces en 415 Posts
Practicante de: Madafaka Ryu Valetudo
[QUOTE=Straystar;91467]Los combates de entrenamiento, cuyo objetivo es (o debería ser) mejorar y aprender, no ganar, no tienen nada que ver con el combate deportivo. Mucho menos los combates de Miyamoto Musashi, en los que se jugaba la vida, y que por lo tanto afrontaba con un espíritu totalmente diferente.

En el japón medieval, los duelos no eran necesariamente a muerte, de hecho, Musashi lucho repetidas veces contra varios maestros, usando armas de madera o directamente de caña, su única meta: saber quien tenía la mejor técnica.

En cuanto a Jigoro Kano, el desde el primer momento dejó clara sus intenciones de hacer del Judo un deporte: su sueño era convertirlo en una disciplina olímpica. Él mismo representaba a Japón en el comité olímpico. Muchos de los cambios que he mencionado que ocurrieron cuando se deportivizaron las artes marciales, él los defendió y los impulsó, porque según sus propias palabras los consideraba necesarios. Y lo respeto, porque nunca trató de ocultar sus intenciones y lo dijo claro y sin tapujos. Pero lo que no comparto, es ponerle de ejemplo de artes marciales tradicionales, cuando era tan claro abanderado de la deportivización, aunque algunos judokas modernos estén rechazando estos cambios al ver en qué han derivado con los años.
Si, Jigoro Kano era defensor del Judo como deporte, pero es que se enfrentó contra escuelas tradicionales que NO tenían ese objetivo, y sin embargo, nadie se extrañó de que Kano retara en combate no-mortal a nadie, ¿No será que sería una practica más o menos habitual?

La competición TAL Y COMO LA CONOCEMOS Y COMPRENDEMOS AHORA, sí que es un invento relativamente temprano y sí, es algo que pensaron entre unos pocos. Puedo contar, con los dedos de una mano, los maestros que establecieron por primera vez las reglas de la competición de Karate. Hablo de la competición, como fin último del entrenamiento, no como complemento, que sería su posición ideal. E incluso como tal, aunque es indudable que aporta beneficios, sigo sin ver nada que no pueda obtener con mi entrenamiento personal. ¿Que conoces gente nueva? Yo también lo hago cuando voy a cursos con otras escuelas. ¿Que puedes combatir contra oponentes diferentes? Eso mismo lo puedo hacer en esos cursos, y al final son combates más duros y realistas que los de competición. ¿Que ves los resultados de tu entrenamiento? Los veo día a día cuando termino de entrenar. No necesito ninguna medalla que me diga: enhorabuena, has mejorado. Que me lo diga mi Sensei cuando hago bien un ejercicio es una sensación mil millones de veces más gratificante. Y desde luego, lo que jamás necesitaré, será hacer daño a otra persona para sentir que mi entrenamiento ha dado sus frutos.

Dices mucho de competición como fin último, pero ¿Quien determina cual es el fin de cada competidor? Yo, que me codeo con muchos otros competidores, nos entrenamos para mejorar, para probar nuestra técnica con oponentes diferentes. No somos personas violentas, no intentamos ir a matar a nadie, ni nos regodeamos del dolor que podemos causarle al otro, no tenemos la intención de dañar a nadie precisamente de ahí vienen las reglas, para poder combatir de manera segura.
Yo tampoco necesito ninguna medalla, una medalla es poco más que un recuerdo, y de todas formas, los trofeos, tampoco son algo nuevo. Los Samurai en época medieval cortaban la cabeza de los enemigos prestigiosos a los que había derrotado en combate para probar su técnica y demostrar su grandeza (con esto no quiero decir que lo apruebo, solo que no es algo moderno sin precedentes).
Que la mayoria de nosotros luchamos por pasarlo bien, por mejorar, por probar nuestra técnica y porque nos divierten los deportes de contacto y las artes marciales, no por objetivos más oscuros como el sadismo de hacerle daño a alguien o para aumentar nuestro ego sobre un podio.
Responder Citando
Respuesta

Etiquetas
artes, articulo, aseguradas, atención, controversia, deporte, influencia, marciales, opinión, personal, polémica

Últimos hilos publicados en el foro: Artes Marciales (Artículos)

Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
No puedes crear nuevos temas
No puedes responder temas
No puedes subir archivos adjuntos
No puedes editar tus mensajes

Los Códigos BB están Activado
Las Caritas están Activado
[IMG] está Activado
El Código HTML está Desactivado
Trackbacks are Activado
Pingbacks are Activado
Refbacks are Activado


» Panel de Navegación
 > Portal
 > Foro
» Temas Nuevos
El mejor reloj para entrenar artes marciales
Ayer 23:17
por kayeb
Último mensaje por kayeb
Ayer 23:17
0 Respuestas, 12 Visitas
Hola me presento me llamo José
20-04-2022 21:37
por joser
Último mensaje por joser
20-04-2022 21:37
0 Respuestas, 78 Visitas
» ¡Síguenos!

Sigue las últimas descargas y artículos en Twitter o Facebook
Powered by vBadvanced CMPS v3.2.2

La franja horaria es GMT +2. Ahora son las 08:09.


Desarrollado por: vBulletin®
Derechos de Autor ©2000 - 2022, Jelsoft Enterprises Ltd.
El webmaster y los administradores/moderadores de la web, no se responsabilizan de las opiniones o comentarios de los miembros.
Para más información puede consultar nuestro Aviso Legal- LSSI , Política de Privacidad y Política de Protección de Datos.
ForoArtesMarciales.com es un Portal/Foro de Artes Marciales afincado en España.
El foro ha sido creado por un Español para uso y disfrute de toda la comunidad de habla hispana.
© ForoArtesMarciales.com Made in Spain - Made for you
Page generated in 0.35583 seconds with 29 queries

SEO by vBSEO 3.3.0